miércoles, 29 de junio de 2011

Piropo

No me atreví a preguntarle si sonreía por lo que acababa de decirle o si lo hacía por alguna otra cosa. Preferí quedarme con la duda.

Y nunca más volver a verla.

¿Qué?
¿Qué le dije?
Nada importante, sólo un piropo: ''Dicen que no hay regalo mejor, que la sonrisa de una mujer''

Y se escapó con mi respuesta...

8 comentarios:

Andri Alba dijo...

Muy original tu manera de escribir. Te he enlazado para no perderte de vista.

Un abrazo.

David C. dijo...

Suena bonito.

Klausen dijo...

Muy bueno, che! Saludos!

Torcuato dijo...

Pues me gustan estas colaboraciones.
En cuanto a las sonrisas, siempre son buenas.
Un abrazo.

VeroniKa dijo...

no hay como escuchar tu nombre en labios de una mujer...

algo asi, me acordé de eso.

buen espacio.

Petardo Contreras dijo...

Vine recomendado y me quedo!

Dayán Lorank dijo...

Es que comparto tanto... pero definitivamente la sonrisa de quien sea es bella :)

Omar dijo...

¡Caramba! A veces no es justo, claro que no.

Te sigo leyendo. Acá y allá. Un saludo y gracias.