domingo, 25 de diciembre de 2011

Lágrimas



Ríos de Sangre lloraron sus ojos, sin saber qué lo causa, sin importarle.
La debida importancia, tal vez, no estaba en el qué, sino en el quién.
Siempre, la peor parte, es saber distinguir las cosas.
Pero, con la vista empañada de lágrimas, ¿cómo hacerlo?
¿Cómo?

4 comentarios:

José A. García dijo...

Si alguien sabe cómo hacerlo, le pedimos encarecidamente que nos pase el dato...

Saludos

J.

Milio dijo...

Cuesta ver detrás de la sangre. Pero siempre es necesario ahcerlo. Muy buena alquimia la tuya.Abrazo

Cielo dijo...

Bueno bueno
justo hoy me pillas con la mente
del revés
mañana vuelvo
mientras tanto seguiré pensando
en una lluvia seca.

José A. García dijo...

José: Yo tampoco sé cómo solucionar el problema, igualmente, sigo buscando respuestas.

Milio: Gracias por la visita. Y de paso te aclaro que somos dos los que trabajamos en éste blog, Matías en las ilustraciones y un servidor en los textos.

Cielo: Bienvenido. Regresa cuando gustes. Abrimos las 24 horas, todas las semanas, los 365 días del año (pero no si es bisiesto!)

Saludos a tod@s,

J.